Pescaleon
PESCA en LEON
más que un deporte

Ultimas noticias - click para ampliar


Cargando noticias...
¿Se debe modificar el sistema de sorteo de cotos?




Total de votos actuales : 62     
El tiempo actual en León
El tiempo actual en León



Pesca & Suelta
Ríos Vivos
Ríos Limpios


DOMINGO, 17-AGOSTO-2008

León reclama el manuscrito de Astorga a los Franco

La iniciativa fue propuesta por la UPL en febrero de 2005.
El único bien que León reclama a los Franco sigue en paradero desconocido.
El Manuscrito de Astorga fue regalado por la Diputación al dictador en 1964.
La familia no responde a los requerimientos para recuperar este tratado de pesca de 1624, único en Europa.
Cultura iniciará gestiones con la familia del dictador para negociar la devolución o realizar un facsímil.

FirmaM. Romero LugarLeón

La única iniciativa política que se ha interesado por localizar y recuperar el Manuscrito de Astorga fue propuesta por el grupo de UPL en la Diputación de León en febrero del 2005. Este partido desveló que, desde la fecha de donación, el documento no ha podido ser consultado por los investigadores, puesto que desde hace 40 años está en paradero desconocido. Este grupo, a la vista de la importancia científica e histórica del tratado sobre la elaboración de moscas de pesca, solicitó al equipo de gobierno que reuniera los antecedentes de la compra de esta pieza y su posterior entrega al jefe del Estado el 11 de julio de 1964. Investigadores como Alfonso García Melón, último traductor y analista del Manuscrito de Astorga, constatan que el último propietario de la obra fue la familia de Julio del Campo, del que se dice que popularizó el manuscrito en la armería de Néstor Alonso, donde en 1935 la conoció el prestigioso pescador francés Louis Carrere. Un artículo suyo en la revista P esca y Caza divulgó el contenido del manuscrito y le dio proyección internacional.

Legal o legítimo

La iniciativa de los leonesistas también pedía que se comprobase la legalidad y legitimidad de este tipo de obsequios y si han de ser considerados patrimonio nacional o bienes particulares.

La propuesta política incluía dirigirse a la Fundación Nacional Francisco Franco, a la entidad Patrimonio Nacional o a cualquier otra institución para solicitar información sobre el paradero de la pieza.

En caso de que fuera localizado, UPL exigía que tanto su propietario como la Junta de Castilla y León incluyeran el tratado en el Inventario General de Bienes Muebles que recoge aquellas propiedades que no están declaradas BIC pese a que tienen una singular relevancia por su notable valor histórico, científico, técnico o cultural. De esta manera se restablecerían los derechos de consulta que la legislación prevé para este tipo de documentos.

El manuscrito

Es la única propiedad que vincula a los herederos de Francisco Franco Bahamonde con León. La pieza no tiene un alto valor económico, pero sí científico e histórico. Se trata del denominado Manuscrito de Astorga que la Diputación Provincial de León regaló al jefe de Estado el 11 de julio de 1964 durante su visita oficial a la ciudad. Este documento es uno de los tratados más antiguos de Europa (1624) sobre el arte de imitar con plumas y sedas multiculores las moscas para pescar truchas. Tiene un valor simbólico añadido al resumir en sus páginas ancestrales testimonios de «pescadores de mucha experiencia», pero tres años después de que la UPL iniciara las primeras gestiones para localizar y reclamar este bien la obra sigue en «paradero desconocido», una expresión que suena a sentencia cuando la cita cada una de las fuentes consultadas para este reportaje.

El Manuscrito de Astorga -en él se deja constancia de la existencia de los gallos de La Cándana- fue escrito por el clérigo maragato Juan de Vergara en un libro con cubierta de pergamino y hojas de papel sin numerar. Su tamaño es probablemente menor que una cuartilla y consta de al menos 68 páginas. La parte escrita por el autor original llega hasta la página decimotercera. En ella se habla de la utilización de plumas para confeccionar 33 modelos de moscas artificiales. Un continuador anónimo se limitó a escribir en el siglo XVIII algunas notas en las hojas impares, que se encontraban en blanco. Añadió diez páginas más al texto original, que fueron ampliamente completadas en el siglo XIX por el leonés Luis Peña, según recuerda el investigador Alfonso García Melón, autor de El Manuscrito de Astorga y Juan de Vergara . El tratado pasó tres siglos de propietario en propietario hasta que cayó en manos del filántropo Julio del Campo, de quien se dice que, como aficionado a la pesca, siempre fue consciente de la importancia de este documento. A su muerte, la Diputación de León compró el libro a una heredera para obsequiar a Franco el día que viajó a León junto a su esposa para clausurar el Congreso Eucarístico Nacional. Era presidente de la institución provincial Antonio del Valle. «El libro antiquísimo, titulado Libro de Pesca , ha sido finamente encuadernado en los talleres de don Saturnino Escudero», publicaba Diario de León el 11 de julio de 1964.

Pero no hay misterio más grande que el oscuro camino que ha seguido este documento desde que salió del taller de escultura de Julio del Campo en Ordoño II hasta que cayó en manos de la familia Franco. Tras la muerte del dictador, el tratado no fue entregado a Patrimonio Nacional, dependiente del Ministerio de Presidencia, y la Fundación Nacional Francisco Franco tampoco sabe nada del libro, puesto que sus fondos se centran en títulos y documentos relacionados con la figura del dictador. Sólo queda la opción de la familia, quien jamás ha contestado a los repetidos requerimientos realizados por la institución provincial y por los investigadores.

Desde las filas leonesistas recuerdan que en febrero del 2005 su grupo político en la Diputación de León solicitó al Instituto Leonés de Cultura que reuniera los antecedentes de la compra de esta pieza y su posterior entrega al jefe del Estado para comprobar si, legalmente, este tipo de regalos han de ser considerados propiedad del interesado o de la nación. Actualmente, el Palacio de Oriente de Madrid exhibe los regalos institucionales que recibe el jefe del Estado y su familia. Allí se lleva una completa lista de los mismos, señalando claramente los que quedan adscritos a su uso personal y los que entran de alguna forma bajo control de la entidad Patrimonio Nacional.

Se habla de Londres, de Suiza...

El dictador fallece en 1975 y se pierde el rastro sobre el paradero del manuscrito. En este tiempo se han sucedido los rumores. Se supuso durante muchos años que desapareció durante el incendio que devastó el pazo de Meirás el 18 de febrero de 1978, aunque es algo muy probable que se encuentre todavía entre los efectos personales del dictador. Los investigadores han seguido la pista a los datos que localizaban el manuscrito en Londres y en Suiza, donde supuestamente había sido vendido en los años 70. Pero ninguna de estas pistas ha dado resultados.

Los interesados en recuperar el manuscrito miran con lupa cada movimiento patrimonial de la familia Franco. El último aliento surgió cuando tres generaciones de la saga se retrataron para un semanal en el Pardo y el Valle de los Caídos. La imagen que retrata a Carmen Franco Polo, Carmen Martínez-Bordiú y Alfonso de Borbón en la biblioteca de la vivienda de la madrileña calle de Hermanos Bécker tiene de fondo, entre otros muchos libros, lo que parece un lujoso tratado de pesca.

La Diputación hace gestiones

La Diputación de León llevará a cabo las gestiones necesarias para localizar y recuperar el Manuscrito de Astorga, un tratado de pesca que data del siglo XVII y que la institución regaló a Franco como jefe de Estado durante la visita oficial que realizó a León el 11 de julio de 1964. El diputado de Cultura, Marcos Martínez, anunció a este periódico su intención de iniciar las gestiones para localizar y reclamar el documento a quienes quiera que sean sus actuales propietarios, muy probablemente los herederos del dictador. «La Diputación tiene interés por saber dónde está el manuscrito y, una vez localizado, bien reclamaremos la propiedad del documento o lo pediremos prestado para realizar un facsímil», indicó el diputado.

Los requerimientos realizados a los descendientes de Franco por parte del anterior equipo de gobierno provincial nunca han sido respondidos. Entre las comprobaciones que habrá que realizar antes de proceder a la reclamación es necesario aclarar si legalmente este tipo de regalos han de ser considerados propiedad del interesado o lo son de la nación. El manuscrito fue entregado a Franco por el entonces presidente de la Diputación leonesa, Antonio del Valle, en nombre del pueblo de León, por lo que parecería lógico que este tratado se encontrase entre los regalos institucionales controlados por la entidad Patrimonio Nacional, que se hace cargo de este tipo de bienes cuando el jefe del Estado deja de serlo.

Sin inventariar

El manuscrito no está inventariado por el Ministerio de Presidencia ni tampoco se encuentra entre los títulos que conserva la Fundación Nacional Francisco Franco, centrada en promover la figura política y personal del dictador. El paradero de la pieza es, por tanto, desconocido. Se creyó que había desaparecido durante el incendio del pazo de Meirás, en 1978, pero esta opción parece descartada puesto que las investigaciones posteriores no hallaron ni un solo resto de libros u obras pictóricas de valor. Después se siguió el rastro y las pistas -sólo rumores- apuntaron hacia Londres y Suiza, donde se dijo que había sido vendido el manuscrito. Pero el seguimiento de las dos vías también parece eliminar esta hipótesis. La única opción, y la más probable, es que el manuscrito se encuentre en la biblioteca particular de Carmen Franco Polo, heredera del dictador. No sería de extrañar, pues su posado para una revista semanal en su vivienda de la calle Hermanos Bécker tenía como fondo una parte de la biblioteca en la que se apreciaba al fondo, entre varios libros, un tratado sobre pesca lujosamente encuadernado.

El manuscrito fue realizado en 1624 por el clérigo astorgano Juan de Vergara. Es único en Europa y recoge las experiencias de muchos pescadores en el arte de elaborar moscas para la pesca. Tiene un incuestionable valor histórico y científico, por lo cual ha sido objeto de media docena de ediciones, varios estudios y su texto se distribuye actualmente en varias páginas de Internet relativas a la afición de la pesca. La familia del filántropo Julio del Campo fue la última propietaria del manuscrito, a quienes fue adquirido por la Diputación Provincial para ser donado a Franco. Antes fue «finamente encuadernado».


Fuente: www.diariodeleon.com · © El Diario de León, S.A.

Origen: http://www.diariodeleon.es/inicio/noticia.jsp?CAT=113&TEXTO=7066974


No exiten comentarios sobre esta noticia.

Para enviar un comentario, es necesario estar registrado en el foro pescaleon



Página visualizada el Miércoles, 05 de Octubre de 2022 a las 03:39:59
Conexión desde 3.238.199.4


Taller Agustin González

El Canto del Gallo

Chalet junto al Órbigo

Patagonia Chilena
 
 Aviso Legal
 Confidencialidad de Datos
 Política de Cookies
 Publicidad en Pescaleón>
 
Contacta
 Síguenos en Facebook
pesca & sueltaRíos VivosRíos Limpios

¿ Estás registrado en Pescaleón ?
   S͍  - Identifícate
   NO - Regístrate, es gratis

Haz click para entrar